top of page

No todas llegamos a la semana 40, a mi me faltaron 11

Actualizado: 7 nov 2022

1 de cada 10 bebés son prematuros en México.


Me volví mamá prematura a las 27.4 semanas, no solo mi bebé había nacido antes de tiempo, yo también me estaba convirtiendo en mamá 11 semanas antes.Mi cuerpo no estaba listo, pasó por mucho estrés:una cesárea, me cortaron la leche, presión sanguínea en las nubes y plaquetas por el suelo. Mi útero, encargado de ser el hogar seguro para mi bebé dejó de serlo.Mi mente tampoco sabía que estaba pasando, todo fue tan rápido que evité hacer preguntas, seguí indicaciones, me puse en manos deDios y mis doctores, no había otro camino.


¿Mi diagnóstico?...preeclampsia severa temprana y síndrome de hellp, para otras mamás fue tener diabetes gestal, que el bebé dejó de crecer, placenta previa, placenta abrupta, infecciones en el útero, infección en el líquido amniótico, la fuente se rompió antes de tiempo, estrés fetal, condiciones congénitas, entre otras causas.

Si un bebé nace antes de la semana 37 es considerado prematuro, en México 1 de cada 10 no llega a su semana de término, es más común de lo pensamos, en la primera visita a la unidad de cuidados intensivos nos damos cuenta de que no somos las únicas, pero ojala fuéramos las últimas.


1 de cada 10 mamás somos prematuras y tenemos varias cosas en común:

· No conocimos a nuestros bebés al segundo que nacieron (para algunas son días o semanas).

· ¿La foto típica donde te acercan a tu bebé?... no, esa foto no existe.

· Recuperarte de la cesárea en las visitas de 2 horas al día con tu bebé (el dolor de la cesárea se te olvida cuando la personita más importante de tu vida está luchando todos los días).

· Sentirte culpable, si, muy culpable.

· Pensar en el hubiera, lo que habrías hecho diferente, preguntarte y juzgarte ¿qué tan buena mamá soy?

· Llorar desconsoladamente, respirar, secarte esas lagrimas y pensar que si ella/el es la persona más fuerte que conoces, lo tuvo que haber sacado de su papá y de ti.

· Hacer paz con la idea de que no podrás amamantar.

· Cargar a nuestro bebé por primera vez semanas o meses después.

· Manejar dos fechas en la edad de nuestro bebé, la real y la corregida (restas el tiempo de lo que se adelantó a su edad actual).

· Darte cuenta de lo importante que es tener un seguro médico.

· Festejar cada día.

· Celebrar cada gramo que sube.

· Pensar solo en el hoy.

· Hacerte experta en términos médicos y procedimientos.

· Tu happy place se vuelve la unidad de cuidados intensivos, la razón más grande, tu bebé.


No es un proceso fácil ni rápido, se trabaja mucho la paciencia, entiendes que quien dicta los tiempos es tu bebé y debes escucharlo. Aunque la medicina está muy avanzada y para muchas de nosotras es un milagro ver a nuestro bebé crecer fuera de nuestra panza, no todas las batallas cuentan una victoria, pero de todas ellas podemos crear más conciencia y apoyo para quienes están viviendo esta experiencia.



Foto propiedad de Ana Molinar

183 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page